Membership

Print

Pensar en sus riesgos

Written by Brian Greenwood. Posted in news

Estar en una relación con una persona que le guste maltratarla puede involucrar muchos riesgos que atentan contra su bienestar. Las víctimas o sobrevivientes de una violencia doméstica a menudo se benefician al llamar a la línea directa del programa de violencia doméstica local y conversar su situación individual y única. Para encontrar el número telefónico de su programa local de violencia doméstica diríjase al ENLACE DE NÚMEROS TELEFÓNICO DE ALBERGUES.

Su situación es única y usted mejor que nadie sabe cuáles son los riesgos que enfrenta. Usted es la experta sobre su vida, sus circunstancias y ambiente, su pareja y las formas en las que él usa las tácticas de poder y control, sus hijos y lo que su pareja ha hecho en el pasado si intentó hacer algún tipo de cambio en su relación. Usted tiene una forma única de analizar lo que ve como riesgos principales y la mayoría de las necesidades urgentes, y un punto de vista único de lo que es más peligroso en su situación particular. Quizás también podría sentirse abrumada e insegura sobre qué hacer, debido a las formas en que su pareja podría haberla maltratado emocionalmente y hecho que usted cuestione su capacidad para tomar buenas decisiones y ver claramente su realdad. Independientemente de la situación, podría ser muy útil comunicarse con un programa de violencia doméstica local y comentar su situación con un defensor. Los defensores pueden ayudarla con su conocimiento de los recursos comunitarios y podrían ser capaces de ayudarla a pensar en algunas opciones que a usted no se le hayan ocurrido todavía. A menudo, las mujeres dicen que es un alivio poder hablar con alguien que no conocen acerca de su situación y que pueda ayudarles a tener nuevas ideas y nuevos enfoques.

En su relación, es posible que usted enfrente dos tipos principales de riesgos: los riesgos que provienen de su pareja y los riesgos que ocurren debido a la situación de su vida. Al primer tipo de riesgos (los que enfrenta usted con su pareja) los llamamos riesgos generados por el agresor. Estos riesgos incluyen las formas en que su pareja representa un peligro para usted mediante sus acciones. Estos riesgos incluyen:

  • lesiones físicas (como golpes, patadas, empujones o daños corporales)
  • daños psicológicos (como la manera en que se siente cuando su pareja la maltrata verbalmente, el impacto que siente al estar aislada de sus familiares y amigos)
  • riesgos para su(s) hijo(s) (como daño físico o emocional o cualquier otra forma en que su pareja podría hacerle daño a su hijo)
  • riesgos financieros (como arruinar su crédito, obligándola a renunciar a su trabajo o no permitirle tener acceso al dinero),
  • riesgos para familiares y amigos (a menudo en la forma en que los agresores amenazan a los familiares y amigos si usted desea abandonar la relación o realizar otros cambios),
  • los riesgos que se presentan al perder su relación (como la pérdida de amigos, del estatus en su comunidad),
  • los posibles riesgos que involucran el arresto o cárcel (si tuviera un problema con drogas o alcohol o haya sido forzada a participar en actividades ilegales con él) y estatus legal (si es una persona inmigrante y su estatus de residente depende de su pareja).

Pensar en las formas en que su pareja puede colocarla en una situación de riesgo la ayudará a decidir cuáles son las necesidades más apremiantes y la puede ayudar a identificar las estrategias para reducir algunos de estos riesgos.
Además, podría enfrentar otros riesgos que están relacionados con su situación única llamada "riesgos generados por agresores". Estos incluyen todos los riesgos que enfrenta que no están bajo el control de su pareja, pero que su pareja puede manipular estas realidades para continuar con su poderío y control. Estos riesgos incluyen:

  • Su situación financiera personal (si recientemente ha perdido un trabajo o tiene muy poca experiencia laboral o educación)
  • la ubicación de su casa (a menudo, de la ubicación de su casa dependen sus necesidades de transporte y el acceso que pueda tener a ciertos servicios o recursos)
  • cualquier condición física o mental por la que podría estar padeciendo en la actualidad,
  • el fracaso de las instituciones como la policía, hospitales, tribunales u otras organizaciones que puedan responderle con efectividad y apoyo, y
  • discriminación por motivos de raza, etnia, sexo, orientación sexual u otras tendencias.

Estos riesgos, aunque a veces no son evidentes para los proveedores de servicios por la forma en que su pareja la maltrata, van a jugar un papel muy importante en las decisiones que tome. Además, su pareja puede usar algunos de estos riesgos para mantener su control. Por ejemplo, si usted padece de una condición médica crónica (como diabetes) que su pareja no causó, él puede seguir controlándola al amenazarla con sacarla de su póliza de seguro médica para que no tenga acceso a los medicamentos que necesita. Si en el pasado llamó a la policía para protegerse y la policía no creyó lo que dijo y la culpó, su pareja podría decirle que si le dice a alguien del maltrato, nadie va a creerle. La experiencia le ha demostrado que la experiencia que tuvo con la policía es verdad.

Además, es probable que también esté pensando en los riesgos que podrían enfrentar sus hijos cuando tome decisiones acerca de su relación. Usted piensa en la forma en que cada decisión que tome podría impactar a sus hijos en forma positiva o negativa. Al analizar sus riesgos, asegúrese de incluir la posibilidad de los graves riesgos que podrían correr sus hijos. ¿Cómo afecta a sus hijos la violencia de su hogar? ¿Cómo es su relación con su pareja? ¿Están en peligro de maltrato físico y sexual? ¿Tratará su pareja de quitarle sus hijos o llamar al servicio de protección al niño si lo abandona? Una vez más, podría ser muy útil hablar de estas realidades con un amigo, familiar o con un defensor en un programa de violencia doméstica.

Independientemente de lo que podría identificar como sus riesgos en su relación, es importante considerar el riesgo de violencia severa o mortal. Sólo un pequeño número de víctimas o sobrevivientes de violencia doméstica son asesinados por sus parejas, pero sucede tan a menudo que debe pensar seriamente en este riesgo potencial. Sabemos que muchos agresores a menudo aumentan su violencia cuando una víctima o sobreviviente intenta abandonar la relación. Usted es la persona que mejor conoce a su pareja y sabe cómo respondió a los cambios en su relación, por lo que a menudo está en la mejor posición para analizar esto. En este momento, no tenemos maneras de determinar qué agresores eligen usar la violencia severa o cometer homicidios, pero sí sabemos que cosas, como el acceso a armas, amenazas posteriores de matarla si lo abandona y la separación, son marcadores de un mayor riesgo. A menudo, el mejor pronosticador de violencia mortal es la percepción de peligro de la mujer, así que es importante escuchar a sus instintos. Además, piense en lo siguiente mientras determina sus riesgos:

  • Historia de su pareja: incluyendo agresiones previas a su persona, intento o amenaza de suicidio, intento o amenaza de homicidio, acceso a armas y/o uso de armas, experiencia de maltrato y persecución infantil, etc.
  • Comportamiento de su pareja: incluyendo consumo de drogas y alcohol, persecución y acecho, intensificación de la frecuencia o severidad del maltrato, amenazas con un arma, maltrato a los niños, maltrato durante el embarazo, etc.
  • Personalidad de su pareja: si es paranoico o celoso, inseguro o dependiente, posesivo con la pareja, falta de empatía, es frío o cruel
  • Lo que está ocurriendo en la actualidad: como la separación, su pareja sufre por una pérdida reciente (de trabajo o un ser amado), una enfermedad, disponibilidad de armas y si su pareja tiene acceso a éstas
  • Elementos adicionales que indican peligro extremo: como un cambio repentino en el comportamiento de su pareja, violencia con los animales, violación de órdenes de protección, aumento de aislamiento de su pareja, nuevas amenazas de realizar daño extremo y/o obsesión con pornografía violenta

Una vez más, no hay manera de saber con seguridad quién tiene el mayor riesgo. Es importante señalar que incluso aunque no haya visto ninguno de estos indicadores, señalados anteriormente, eso no significa que su pareja no sea peligrosa. Pero si siente que está en un peligro cada vez mayor, ya sea analizando los factores anteriormente señalados o debido a su instinto, un buen lugar para comenzar es su programa de violencia doméstica local y pida conversar con un defensor sobre la creación de un plan de seguridad para comentar los riesgos que ha identificado. Un plan de seguridad es un plan diseñado para reducir los riesgos que enfrentan usted y sus hijos. Aunque quizás nunca haya escuchado hablar del término "planificación segura", es algo que ha estado realizando activamente tratando de mantener a usted y a su pareja seguras. Los planes de seguridad consisten en desarrollar estrategias para incrementar su seguridad y está relacionada con su propia experiencia. Un defensor puede ayudarla a pensar en estrategias que la protejan de una amplia gama de situaciones, incluyendo estrategias para disminuir los riesgos y aumentar su seguridad cuando se encuentre en una relación, cuando abandone la relación y en casos donde sienta que está en peligro.

Nadie merece ser maltratado y vivir con miedo. Recuerde que no está sola y hay personas disponibles para ayudarla a analizar sus opciones. Usted está en una situación muy difícil que no provocó, pero con solo mirar esta página, está mostrando su fortaleza a medida que busca formas para incrementar su seguridad y protegerse a sí misma y a sus hijos.

La información de esta página fue tomada de Safety Planning with Battered Women: Complex Lives, Difficult Choices escrito por Jill Davies, Eleanor Lyon y Diane Monti-Catania (1998). Para más recursos de planificación de seguridad, ver también Advocacy Beyond Leaving por Jill Davies (2010) en http://www.endabuse.org/userfiles/file/Children_and_Families/Advocates%20Guide(1).pdf